El azúcar y el aceite de palma en las galletas de bebé

Infinidad de productos procesados contienen componentes, que forman parte de nuestra vida diaria, pero tenemos cierto grado de desconocimiento, como el azúcar y el aceite de palma en las galletas. Tales ingredientes sirven para dar un sabor ciertamente agradable a lo que comemos, pero acarrean más factores negativos que positivos para el ser humano. Hay que detenerse a analizar su perjuicio para nuestro organismo y sobre todo si pueden afectar de forma determinante a la salud de nuestros bebés.

Detectar el azúcar y el aceite de palma en las galletas

Aunque pensemos que no, el azúcar y el aceite de palma en las galletas de bebé, está casi siempre presente en ciertas cantidades. En muchas ocasiones nos encontramos cuando vamos al supermercado con que tales componentes son camuflados con otros pseudónimos, como por ejemplo grasa de palma, grasa vegetal (palma), aceite vegetal, oleo equilibre, sacarosa, glucosa, fructosa… la lista es muy larga y no nos debe de confundir en ningún momento.

El aceite de palma tiene algún que otro beneficio cuando está sin refinar y tiene su color rojizo original, ya que es una fuente importante de vitamina A. Sin embargo, son mayores sus inconvenientes que sus ventajas. Y es que posee un alto porcentaje de ácidos grasos saturados que son los peores para la salud y el bienestar de las arterias y el corazón porque aumentan la cantidad de colesterol malo en nuestro organismo y, por ende, en el de nuestros bebés. 

De todos es sabido que el azúcar posee pocas propiedades saludables y demasiadas contraprestaciones. Tal componente nos causa sobrepeso, diabetes, obesidad, caries en nuestros dientes, riesgos cardiovasculares e incluso nos crea cierta adicción. Las galletas que les damos a los bebés poseen siempre un alto contenido en azúcar, por lo que no es nada bueno abusar de ellas a la hora de alimentar a nuestros hijos.

¿Cómo evitar el azúcar y el aceite de palma?

La primera solución para evitar que los pequeños de la casa tomen una ingente cantidad de aceite de palma y azúcar en las galletas de bebé consiste en algo tan sencillo como sustituirlas por pan, ya que es desde luego un alimento mucho más saludable en todos los sentidos. 

Otro remedio sería eliminar de la dieta de nuestros bebés productos procesados y empaquetados para apostar por elementos alimenticios naturales. Una buena manera es consumir gallegas que incluyan harinas integrales o de producción ecológica, donde a la hora de edulcorarlas se usen mieles, diversas clases de higos, dátiles, sirope de arce o concentrado de manzana y cuyo aceite sea siempre sin refinar o que, al menos, no sea hidrogenado.

Por último, no manifestamos que haya que cortar de raíz que nuestros bebés consuman azúcar o aceite de palma, pero lo recomendable es que las cantidades ingeridas de estas sustancias por parte de nuestros hijos sean pequeñas dado que se encuentran en pleno proceso de crecimiento y formación de su organismo.

100% Yammy 

Ya conoces nuestras recomendaciones sobre el empleo de aceite de palma y azúcar en las galletas que toman nuestros bebés. En Yammy apostamos siempre por darte los mejores ingredientes elaborados mediante procesos ecológicos y que tienen el máximo respeto por el medio ambiente. Por eso disponemos de una amplia gama de galletas producidas cumpliendo los más exigentes estándares de calidad, porque tus hijos merecen crecer sanos tomando una alimentación nutritiva y saludable.

¡Prueba nuestras galletas, no te vas a arrepentir!