fbpx
Azúcar en niños, ¿sí o no? ¿es recomendable?

Una de las grandes incógnitas que giran en torno a la alimentación infantil es el azúcar en niños. Los hay quienes la consideran prohibitiva para el consumo, especialmente cuando hablamos del caso de los niños. Sin embargo, muchos especialistas también defienden que su uso es fundamental para un correcto desarrollo y funcionamiento de los más pequeños. Hoy en Yammy queremos arrojar un poco de luz en torno a este tema que tantos debates sugiere, ¡atentos!

¿Debemos incluir el azúcar en niños?

La vida saludable y las correctas pautas de alimentación deben inculcarse desde que nacemos. De esta manera el pequeño concebirá comer sano como algo normal, y no como una obligación impuesta por los padres.

Respecto al tema del azúcar, para empezar debemos saber que la glucosa es un hidrato de carbono simple, concretamente un monosacárido elemental que se encuentra normalmente en la sacarosa (azúcar) que consumimos. Cuando consumimos glucosa, esta se queda en el torrente sanguíneo y pasa por un proceso mediante el cual se traslada hasta el hígado para producir energía y el exceso se almacena en forma de grasa.

Nosotros, como adultos somos mayores para controlar la glucosa que ingerimos, sin embargo, es nuestra labor llevar este control en nuestros hijos. Como padres, debemos limitar el consumo de los alimentos azucarados, y evitarlos cuando sea necesario, con el objetivo de que su ingesta llegue a convertirse en grasa.

Limitar el azúcar en niños también ayudará a prevenir la caries dental, entre otras enfermedades dentales. Además, una de las enfermedades crónicas infantiles mas frecuentes en los países desarrollados el síndrome metabólico (azúcar en sangre, obesidad y exceso de grasa), que viene dado por la ingestión de azúcar desde la infancia. 

Entonces, ¿azúcar sí o no?

Como hemos dicho, la glucosa es una de las fuentes que necesita nuestro organismo para producir energía, además de otras muchas otras fuentes. Por lo tanto, sí se puede incorporar el azúcar en niños, pero por supuesto vigilando muy de cerca su consumo.

La ingesta diaria de azúcar en los niños de 1 a 3 años debe ser como máximo de unos 17 gramos de azúcar al día. Lo que supondría un siete u ocho porciento de las kilocalorías totales que necesitaría nuestro bebé.

Sabiendo esto, también es importante destacar que las fuentes donde podemos encontrar el azúcar pueden ser diversas. Podríamos decir que haz azúcares buenos y malos.

No es lo mismo consumir azúcar de caña que consumir una manzana. Las frutas, como la manzana, también poseen azúcar, pero en forma de fructosa y glucosa. A pesar de ser dos fuentes de azúcar y aportar ambas calorías en forma de carbohidratos, para nuestro organismo la función y el metabolismo que se produce con ellas no es el mismo. Evidentemente la glucosa procedente de una fruta será mucho mejor para transformarla en la energía que necesitan nuestros bebés. Para ello, los tarritos de frutas de Yammy son una excelente opción a tener en cuenta, son 100% naturales y libres de azúcares añadidos. Tenemos cuatro opciones de tarritos de frutas, que harán las delicias de tu pequeño ¡visita nuestra tienda si todavía no conoces nuestros sabores!

Consecuencias del exceso de azúcar en niños

Consumir más azúcar del que debería, puede acarrear distintas consecuencias negativas para tu bebé. Si un bebé consume demasiado azúcar, también su consumo calórico total será superior al que gasta durante el día, lo que provocará que este se almacene en forma de grasa y así el bebé aumentará de peso en exceso. Las tablas de percentiles, nos indican la media y pueden ser una buena guía para controlar excesos o mala alimentación.

Por otra parte, el exceso de azúcar provoca que el páncreas tenga que producir más insulina para absorber una cantidad pequeña de azúcar en sangre y esto puede producir una hipoglicemia e incluso, si no logramos controlarlo, una diabetes posterior. Además, el crecimiento del niño puede verse afectado, ya que, el exceso de azúcar provoca una mala oxigenación celular y una mala coagulación.

Estos son sólo algunos de los motivos más graves, de no controlar la alimentación de los pequeños. En nuestras manos está inculcarle unos correctos hábitos, y en Yammy te ayudamos a que la alimentación de tu bebé sea lo más saludable posible. Las vacaciones suelen ser otro de los momentos donde todos sufrimos desajustes y cambiamos la rutina. Infórmate de cómo transportar de forma correcta los tarritos durante esta etapa.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *