TU CESTA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Ir al siguiente paso para calcular los gastos de envío en tu pedido.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

Cómo estimular a los bebés durante el primer año

¿Tenéis un bebé que ha cumplido un año o está a punto de hacerlo? 

¡Qué etapa tan maravillosa para los padres y a la vez, tan agotadora! Los primeros 12 meses es la etapa en la que un niño va a adquirir más conocimientos y en tan poco tiempo, comparado con el resto de su vida. Por eso es tan importante estimular el cerebro de un niño durante su primer año. Pero ¿cómo podemos ayudar los padres?

Los niños tienen una gran capacidad de absorción de información desde que nacen y aprenden muy rápidamente. Es fundamental que los padres estimulemos de forma correcta a nuestros hijos con actividades, juegos y ejercicios adecuados a su edad madurativa.

 ¿Cómo es un niño a los 12 meses?

El cerebro del bebé es una esponja capaz de captar todo lo que le rodea. Para aprender necesita que los padres le ofrezcamos la posibilidad de experimentar por sí mismo.

Gracias a la estimulación, los bebés desarrollan también la parte motora, cognitiva y social. La coordinación de sus movimientos va mejorando hasta conseguir gatear o levantarse del suelo y empezar a dar sus primeros pasos. Es una etapa de muchos cambios, en la que los padres debemos estimular a nuestros hijos para que  exploren y aprendan.

Juego y actividades para estimular al bebé

juegos educativos bebes

Partimos de que cada niño es distinto y tiene un desarrollo motor y cognitivo completamente diferente. Por eso la forma de estimular a nuestro hijo variará. Nunca hay que forzar al bebé a jugar o a hacer alguna actividad que no quiere o que no esté preparado.

Os proponemos una serie de actividades y juegos con los que podrás estimular a tu bebé

Jugar al escondite

No hay juego que más suscite interés a los niños pequeños que esconderse por la casa. Empieza buscándolo tú y luego cambiáis y que sea el niño el que se esconde de ti.

Si es muy pequeño, podéis optar por el clásico cú-cú, que vuelve locos a los bebés. 

Contar cuentos o historias

Una forma de estimular el cerebro de vuestro hijo es contándole historias, mucho mejor si son representadas. Da rienda suelta a tu imaginación e inventa cuentos divertidos que pueda entender. No hace falta que le contemos cada día un cuento distinto. Los niños prefieren la repetición.

Pista de obstáculos

 Los niños necesitan prepararse para echar a andar. Sobre el año, algunos ya se han puesto de pie y empiezan a dar sus primeros pasos, otros en cambio, ni gatean. Hay muchas actividades que podéis realizar con ellos. Prepara en casa un recorrido con un montón de obstáculos, como cojines, juguetes, sillas y mesas por donde tendrá que reptar, pasar por encima o por debajo. No dudéis en echaros al suelo para convertiros vosotros mismos en otro de sus obstáculos.

Jugar con papá y mamá

¿Qué tal algunos juegos tradicionales donde el niño ponga en práctica su movimiento o equilibrio? Al caballito, aserrín aserrán o una auténtica guerra de cosquillas puede llegar a ser el mejor estímulo en vuestro hijo.

Rompecabezas y construcciones

Hay muchos juegos de puzles o rompecabezas según la edad del niño. Mejor si son piezas grandes, de madera, de diferentes formas y colores, para que puedan cogerlos con las manos, las amontone, haga torres o encaje cubos encajables. 

Nuevas experiencias

Ya sabemos que los juguetes les encantan y a estas edades hay un montón con sonidos para estimularles. Nosotros os proponemos otros materiales que tengáis por casa, como cordones, telas, botellas de plástico, cajas, tuppers y utensilios de cocina que no sean peligrosos. Una forma distinta de descubrir texturas, grosores y ayudarles con el movimiento de la pinza.

Globo de boxeo o puching ball

Es una idea que tiene mucho éxito entre los niños de un año. Cuelga del techo un globo o una pelota de plástico, de las de playa, por ejemplo, y la dejas colgada a la altura del bebé. De esta forma podrá darle con las manos, bien sentado, o si ya se pone de pie, le servirá para ejercitar el equilibrio.


¿Y para estimular su desarrollo cognitivo?

Hablarle, hablarle y hablarle…. Así se desarrolla su lenguaje.

Hazlo desde el minuto 1 que llega el bebé recién nacido a casa. Ellos nos escuchan siempre, recuerdan lo que les decimos y así es como aprenden. Es lo que se conoce como lenguaje receptivo, comprenden muchas palabras, aunque aún no sean capaces de repetirlas, ni de hablar.

Deja un comentario