TU BOLSA DE COMIDA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Precio no incluye entrega.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

El gluten. ¿Cuándo y cómo se introduce en la dieta del bebé?

Hasta hace pocos años el gluten era casi desconocido. Ahora, padres y pediatras no hablan de otra cosa. Pero, ¿cuándo y cómo hay que introducir el gluten a los bebés?

Antes, los especialistas aconsejaban introducirlo en la dieta lo más tarde posible, para evitar posibles intolerancias. Los protocolos han ido cambiando con los años y actualmente se recomienda ofrecer al niño gluten antes de los 7 meses y si se alimenta exclusivamente de leche materna, no antes del sexto mes.  Pero esto es algo que sigue siendo motivo de estudio y debate por parte de especialistas médicos y pediatras.

¿Qué es el gluten?

El gluten es un grupo de proteínas de tamaño muy pequeño que se encuentran en las semillas de muchos cereales, como el trigo, la cebada, el centeno, triticale, espelta y en algunas variedades de avena. En los granos de estos cereales, además del gluten, existen otras partes como el almidón, el germen o el salvado, que si se extraen adecuadamente, se pueden emplear como ingredientes en alimentos sin gluten.

¿Por qué se habla tanto del gluten cuando se introduce la alimentación complementaria del bebé?

Al tratarse de una proteína, hay que digerirla correctamente. El problema es que hay niños que tienen dificultad para digerir el gluten y presentan una intolerancia a estas proteínas, lo que les provoca una atrofia severa en la mucosa del intestino delgado, lo que se conoce como enfermedad celíaca.

Según un estudio llevado a cabo por distintos hospitales de España y europeos, en los que se ha analizado la prevención de la enfermedad celíaca en bebés mediante intervención nutricional, se plantea una posible relación entre la ausencia de la lactancia materna, la ingestión temprana de estos cereales con gluten en niños que tienen una predisposición genética y el riesgo de desarrollo de la celiaquía

Cómo y cuándo dar alimentos con gluten al bebé

Desde la Asociación Española de Pediatría se recomienda introducir el gluten a los bebés de la siguiente manera.

  • Introducir cualquier alimentación complementaria, incluido el gluten, siempre que se pueda de forma paralela a la lactancia materna
  • Se desaconseja el gluten antes de los 4 meses. Lo recomendable, entre los 5 y 6 meses.
  • Introducir el gluten en pequeñas cantidades; por ejemplo, una galleta al día, uno o dos cacitos en la papilla diaria, o incluso ofrecer directamente un trozo de pan para que el bebé lo mordisquee poco a poco. 

Por todo esto, es tan muy importante conocer y diferenciar los alimentos con gluten y los alimentos que no lo llevan.

¿Qué alimentos tienen gluten?

De forma general el gluten está en cualquier alimento que lleve trigo, cebada, centeno, espelta, kamut y avena. Por tanto, hay que tener especial cuidado con los panes, bollos, galletas, tartas y repostería en general, pasta (fideos, tallarines, macarrones, etc) y todos aquellos alimentos que lleven rebozados, fritos o salsas, tipos albóndigas, croquetas, hamburguesas, embutidos, purés, flanes o postres envasados, helados o cualquier plato precocinado. ¡Atención porque pueden contener cereales con gluten como aditivo!

En Yammy ponemos especial atención al etiquetado de nuestros productos. Nos aseguramos que tanto los tarritos de comida como las galletas especiales para bebés esté señalado claramente si contiene o no gluten.

Alimentos que no contienen gluten

  • Carnes en conserva o al natural, como el jamón serrano o cocido con calidad extra o la cecina.
  • Pescados y mariscos, frescos o congelados, siempre sin rebozar, en conserva natural o en aceite
  • Leche y derivados, como el queso, nata, requesón, yogures naturales y cuajada.
  • Huevos
  • Frutas, hortalizas y verduras
  • Legumbres
  • Arroz, maíz y otros cereales como la tapioca, el mijo, trigo sarraceno, quinoa, teff, yuca, sorgo o amaranto.
  • Azúcar, miel, almíbares, cacaos puros, aceites y mantequillas (no margarinas)
  • El café, té o infusiones naturales
  • Zumos de frutas y verduras, néctares y mostos.
  • Frutos secos naturales y fritos
  • Especias en rama o grano y todas naturales.
  • Sal y vinagre

Deja un comentario