Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

SUSCRÍBETE a tu pedido recurrente AHORRA y llévate GRATIS 3 cremas - ¡En tu casa en 24-48 hrs! Envío gratis a partir de 30€
La importancia de la proteína en la alimentación de los bebés

La importancia de la proteína en la alimentación de los bebés

¿Qué cantidad de proteína deben consumir los niños?

Las proteínas tienen muy buena fama en la cultura gastronómica occidental, a diferencia de las grasas (que han sido demonizadas) existe la creencia que un mayor consumo de proteína se traduce en una vida más saludable. Más de una vez hemos escuchado o hecho la recomendación “hijo, cómetelo todo para que tengas muchas proteínas” o el resignado consejo “está bien, cómete solo la carne que es lo más nutritivo”

Pero ¿qué crees? Esta creencia es falsa o por lo menos no es todo lo cierto que pensamos. Si, pues la clave no está en consumir mucha fibra proteica, sino en consumir la que es necesaria. En la naturaleza el equilibrio es la norma esencial durante los primeros años de vida. De allí que sea determinante saber ¿cuánta proteína deben consumir los niños? ¿Cuál es la fórmula proteica adecuada?

En esta publicación insistimos en la importancia de que nuestros hijos consuman la cantidad adecuada de proteína y te damos algunos consejos desde la perspectiva de la alimentación ecológica.

La proteína durante los primeros años

La función de la proteína en el cuerpo humano juega un papel trascendental en el desarrollo y mantenimiento celular de los seres humanos. Cada tipo de proteína cumple una función vital para regenerar tejidos, sintetizar enzimas y regular procesos metabólicos.

Durante los primeros meses de vida la lactancia materna provee a los infantes de las cantidades oportunas y suficientes de este nutriente. La leche materna está naturalmente formulada para darle al niño todo lo que necesita, especialmente antes de los 6 meses de vida cuando la demanda nutricional del niño es bastante exigente dado que se encuentra en un proceso de rápido crecimiento.

Esta necesidad proteica disminuye a partir de los primeros 6 meses, pero debido a un sincronizado fenómeno natural, la lecha natural también comienza a disminuir. Por lo tanto, es necesario aportarle los nutrientes al niño a través de alimentación complementaria que, conjuntamente con la lactancia, satisfaga la carga nutricional del pequeño.

Ahora bien, estudios científicos liderados por instancias tan importantes como la OMS han encontrado que en Europa el problema no está en la deficiencia de proteínas, sino en su exceso. Situación que puede provocar diversos problemas de salud asociados, por ejemplo, al aumento del colesterol, grasas saturadas y sodio. Además, en promedio nuestros niños están tomando más de dos o tres veces la cantidad de proteínas que necesitan.

Entonces, ¿Cuánta proteína debo dar a mi bebé?

Para responder a esta pregunta, como siempre, vamos a recurrir a la opinión de los expertos en la materia. Lo primero que debes saber es que la necesidad de proteína varía de acuerdo a la edad, por esta razón vamos a describir las cantidades exactas para cada grupo etario:

  • Entre los 6 y los 24 meses de edad: 20 gramos de proteínas diaria.
  • Entre los 2 y los 5 años: 15 granos de proteína diaria (disminuye porque la exigencia nutricional es menor que el periodo anterior).
  • Entre los 6 y 9 años: 20 gramos de proteína
  • Entre los 10 y 12 años: 50 gramos de proteína

También hay estudios que indican que la medida ideal es medio gramo por cada kg del peso corporal. Es decir, un niño que tenga un peso de 30 kg debe consumir un promedio de 15 gramos al día.

¿Proteína de origen animal o vegetal? ¿Cuál es mejor?

Arriba hemos dicho que en la naturaleza el equilibrio es la norma, por tal razón lo recomendable es que los niños consuman las dosis adecuadas de los dos tipos de proteína: 65% de origen animal y 35 % de origen vegetal. A través de la alimentación ecológica se puede conseguir una dieta balanceada.

¿Cómo hacerlo? Este es uno de los desafíos que todos los padres tenemos por delante para garantizar una dieta infantil verdaderamente balanceada.  Lo ideal es incorporar de forma progresiva los alimentos sólidos en cantidades que varían en función de la composición de cada uno. Los tarritos Yammy han sido elaborados pensando precisamente en este desafío, puesto que contiene las cantidades equilibradas de proteínas en formatos que son tan prácticos como sabrosos. 

¡Da el paso definitivo hacia la alimentación ecológica de tu bebé ahora!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados