TU CESTA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Ir al siguiente paso para calcular los gastos de envío en tu pedido.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

Mitos y leyendas sobre las comidas de los bebés

¿Cuántas veces habéis escuchado que un alimento tiene unos beneficios o que otro es malo para la salud? Consejos que se dan por válidos, pero ¿hasta qué punto son ciertos?

En Yammy, nos preocupa especialmente aquellas leyendas sin fundamento que tienen que ver con la comida de los niños y sus hábitos alimenticios. Nuestro objetivo es desmontar algunas falsas creencias relacionadas con la dieta de los más pequeños. 

Los mitos o falsas creencias sobre la leche

A veces circulan mentiras o mitos sobre determinados hábitos en la alimentación. Uno de los más extendidos es sobre la leche. Estos son algunos ejemplos.

  • La leche desnatada es mejor porque no engorda.
  • La leche solo deben tomarla los niños.

Por regla general, el gran contenido de la leche de vaca es agua, aunque también un porcentaje muy bajo corresponde a las grasas saturadas; un 3,5% en el caso de la leche entera, un 1,8% en la semidesnatada y un 0,5% en la desnatada.

La leche tiene proteínas, hidratos de carbono en forma de lactosa, vitaminas A y D y aporta minerales como el calcio, fosforo, zinc, sodio y potasio. Como conclusión, podemos afirmar que estamos ante un alimento completo, de bajo consumo calórico, que se debe tomar durante la infancia y más allá de la misma.

Los alimentos congelados ¿Qué hay de verdad y de mentira?

Mucho se habla sobre las características de los alimentos congelados, pero ¿hasta qué punto es verdad todo lo que se dice sobre ellos? Una de las creencias más populares que se escuchan es esta:

  • Los productos congelados pierden propiedades, nutrientes y minerales frente a los alimentos frescos.

¿Verdad o mentira?

Mentira. El proceso de congelación lo que hace es alargar la vida del producto de forma más segura, debido a que se neutraliza el desarrollo de las bacterias. Las propiedades y la composición nutricional de los alimentos congelados apenas se modifican.  Por tanto, es falso que pierdan valores nutricionales. Y nos referimos a la carne, el pescado o verduras congeladas, no a la comida preparada.

En el caso del pescado se recomienda comprarlo directamente congelado. Una vez descongelado un alimento, no se puede volver a congelar.

¿Es malo tomar cítricos y leche a la vez?

Otro de los mitos que se oyen sobre la alimentación infantil es que el niño no puede tomar en la misma comida leche y zumos porque la leche se cortaría. Pero esto no es cierto, ni tiene fundamento alguno. ¿Por qué? En primer lugar, porque precisamente el estómago por donde va a pasar el lácteo contiene más acidez que cualquier fruta (al segregar el ácido clorhídrico) y, por ello, no va a sentar mal y producir una mala digestión en el niño. De hecho, se recomienda que los niños tomen durante el desayuno alguna pieza de fruta o zumo natural junto con la leche.

La mezcla de frutas de la familia de los cítricos con la leche no es perjudicial para el organismo del niño. Es un mito sin fundamento.

La vitamina del zumo de naranja se va rápidamente

Existe otra creencia bastante popular sobre el zumo de naranja, sus vitaminas y la facilidad de evaporación si no se toma en seguida.

Pues no hay nada cierto en esta afirmación. Un zumo de naranja recién exprimido tiene la misma vitamina C, aunque pasen varias horas. Tampoco es cuestión de dejarlo ahí un día entero, eso sí. Solo si se calentara, podría perder propiedades inmediatas.

No se puede comer con agua

¿Has oído alguna vez, no le des agua al niño mientras come?

Los niños deben tomar agua, entre las comidas y durante las comidas. El único cuidado que debemos tener los padres es cuando los niños son inapetentes porque el agua les provoca un aumento del estómago y con ello sensación de saciedad. Entonces no van a ingerir mucha cantidad de alimento. Pero de forma general se les puede ofrecer agua a los niños mientras comen.

¿Es cierto que la pasta, el arroz o las patatas engordan?

Pues la respuesta es claramente No. Más bien lo que engorda en un alimento es la forma de cocinarlo o las cantidades. Porque no es lo mismo unas patatas hervidas que fritas con aceite en la sartén. Igual que la pasta no va a tener las mismas calorías si la acompañamos con nata y beicon que salteada con verduras. Por tanto, en la dieta de un niño hay que introducir los hidratos de carbono porque aportan minerales, vitaminas y fibra si son integrales. El arroz o la pasta les aportan energía y son nutritivos.

Los huevos, no más de dos a la semana

Se dice, se afirma, se comenta, que los huevos no son demasiado saludables y provocan colesterol. ¿Verdad o mentira?

Si bien es cierto que el colesterol está sobre todo en la yema del huevo, hay que aclarar que los niveles de colesterol en sangre vienen dados por la dieta en general y los hábitos sedentarios, no por un consumo mayor o menor de huevos. Éstos aportan además proteínas de alta calidad, vitaminas, y minerales.

Por tanto, podemos ofrecer al niño hasta 3-4 raciones de huevo a la semana sin miedo a estar alimentándolo negativamente.


¿Os han ayudado a despejar dudas o falsos mitos que teníais como verdaderos? ¿Conocéis otros igual de populares? No dudéis en contárnoslo.


Deja un comentario