TU CESTA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Ir al siguiente paso para calcular los gastos de envío en tu pedido.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

Navidad con niños por Europa: 5 viajes mágicos

Cuando se tienen niños, la Navidad se vive de forma especial, diferente y mágica. Desde que las vacaciones dan el pistoletazo de salida, el abanico de planes que se oferta es tan grande que tenemos que ser muy selectivos. Quedarse en España, por supuesto, es una opción. Madrid ofrece numerosas alternativas con niños: Naviluz, Circo Price de la Navidad, la Cabalgata, las luces del Botánico… También su ciudad vecina, Torrejón de Ardoz, que en los últimos años compite por convertirse en todo un referente en esta época del año. O Vigo que, sin salir de España, se ha señalado en el mapa en la época navideña porque su árbol y sus impresionantes luces sorprenden a grandes y pequeños de la casa.

Sin embargo, hay quien prefiere aprovechar esta época de vacaciones para desconectar completamente y pegarse un viaje familiar por la vieja Europa. Si eres de los últimos, y aún no has pensado destino, te proponemos cinco lugares absolutamente mágicos en Navidad… donde, como no, podrás llevarte tus tarritos ecológicos siempre contigo.

Londres (Reino Unido):

Una Navidad de ensueño con niños puede vivirse en Londres, la cuna de Harry Potter. Uno de los sitios favoritos de los pequeños es Winter Wonderland, en Hyde Park. Aquí se instalan mercadillos, atracciones para los más pequeños y una de las mejores pistas de Europa para patinar sobre hielo. En Londres no hay que perderse la visita a Hamleys, la juguetería más famosa del mundo donde casi es imposible salir sin comprar algo (aunque si sois fuertes, podréis). En este lugar los peques también podrán llevarse un recuerdo con el mismísimo Papá Noel, quien sin duda estará encantado de recibirlos con sus cartas llenas de deseos.

Otro de los encantos en Londres es disfrutar de los ‘Christmas pantomimes’, o sea, obras de teatro por todos los rincones, o de un musical o ballet, aunque las entradas vuelan, por lo que hay que ser previsores y reservar con bastante antelación.

Otra visita interesante en esta época es la exposición de la Ciudad de las Galletas de Jenjibre, donde además se ofrecen talleres de horneado para niños. La buena noticia en Londres es que los menores de 11 años no pagan transporte público y eso, si hay que decantarse por un destino, tiene mucho peso.

Núremberg (Alemania):

Cualquier ciudad de Europa que cuente con mercado de la Navidad es un lugar mágico para viajar con los pequeños de la casa. Y en Núremberg hay uno dedicado y pensado exclusivamente para los niños: el ‘Kinderweihnacht’. Situado en la Hans Sachs Platz, los peques tienen la oportunidad de participar en diversos talleres de elaboración de galletas, velas de Navidad, postales… Y por supuesto cuenta con atracciones como un carrusel de vapor y la oficina postal de San Nicolás.

Junto al mercado se encuentra además el centro Playmobil, de visita prácticamente obligada y donde los niños se lo pasan genial (y sí, los papis también). Muy cerca de este lugar, reside el Ángel de la Navidad, un entrañable personaje encargado de contar cuentos navideños a los más chiquitines. Y ya que estáis por Alemania, si vais por varios días, apuntaos también estas ciudades de cuento navideño: Bremen, Hamelín, Rostock, Sttutgart o Hamburgo.

 

ELFOS, TRINEOS Y AURORAS BOREALES

Laponia (Finlandia):

La tierra de Papá Noel y las auroras boreales se convierte en el planazo con mayúsculas de la Navidad con niños. Elfos, renos, trineos, cabañas alejadas en medio de un bosque con lagos y nieve por todos lados es lo que fundamentalmente ofrece una aventura en el Círculo Polar Ártico, un lugar donde el invierno es pura magia y donde a buen seguro la familia al completo vivirá una aventura de cuento navideño. Eso sí, es importante que ahorréis, porque la broma no es apta para todos los bolsillos. Aunque, como en todo, cogiendo vuelos y alojamiento con varios meses de antelación y tratando de contactar con lugareños directamente, todo es posible. ¿Quizás para el año que viene?

Copenhague (Dinamarca):

La capital de Dinamarca es uno de esos lugares de ensueño para vivir la Navidad con niños. En el mismo centro de Copenhague se encuentra el parque de atracciones Tívoli con su antiquísimo mercadillo de la Navidad. Niños y mayores podrán disfrutar de todos y cada uno de sus jardines, lagos iluminados, zona de juegos sensoriales de madera… y para entrar en calor disfrutar de un buen chocolate acompañado de ‘pebbernoder’, las galletas danesas más típicas.

 

EL PRIMER ÁRBOL DE NAVIDAD DEL MUNDO

Tallín (Estonia):

En Tallín hablar de Navidad son palabras mayores. Adornos navideños, luces y árboles pueblan esta preciosa ciudad medieval. Fue aquí el primer lugar del mundo donde se puso un árbol de Navidad con luces. Cuenta la leyenda que la tradición parte de mediados del siglo XV, cuando un grupo de jóvenes prendió fuego a un abeto tras bailar largo rato en círculos alrededor de él. Desde entonces, es un símbolo más de la Navidad en todos y cada uno de los rincones del planeta. En Tallín, mientras los peques disfrutan del ambiente cargado de magia, talleres y atracciones por doquier, los mayores pueden hacerlo de un Glögg, el típico vino caliente especiado con el que es imposible no entrar en calor. Recordad, siempre con moderación.

Nada debería frenar nuestras ganas de viajar con niños para vivir la Navidad. Por supuesto tampoco subirse a un avión. En el artículo que publicamos a comienzos de año sobre viajar con niños en avión destacamos que las compañías aéreas suelen ponerlo fácil a padres y madres que viajan con bebés y niños. Y si muchos temen viajar por el tema de la alimentación, Yammy te propone la solución de transportar sus tarritos ecológicos, allá donde vayáis. Durante el vuelo es posible llevarlos a bordo, eso sí, transportados en contenedores que se puedan volver a cerrar, ya que es posible tener que abrirlos en los controles de seguridad.

En definitiva, que la supuesta dificultad de volar no sea la excusa para no disfrutar unas navidades europeas por todo lo alto. ¡Desde Yammy os deseamos una Feliz Navidad!

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:


Deja un comentario