TU CESTA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Ir al siguiente paso para calcular los gastos de envío en tu pedido.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

Proceso del destete. ¿Cuándo y cómo hacerlo?

Como ya conocéis la mayoría de vosotros, la filosofía de Yammy parte del compromiso con la alimentación sana y natural. Nosotros apoyamos una lactancia materna todo el tiempo que sea necesario tanto para el niño como para la madre. Pensamos que cuando llega el momento del destete, éste tiene que hacerse desde el respeto, el cariño y el acompañamiento madre e hijo.

El destete es un proceso lento y nada fácil, que puede llegar a ser traumático para el bebé si no se tienen en cuenta las tres premisas anteriores. Así que, ¡mamás… mucha paciencia! Que las prisas no son buenas.

El destete ¿Cuándo dejar el pecho?

Lo primero que queremos señalar es que el destete no es algo único y universal para todas las madres y bebés. Varía según las circunstancias de cada caso.

La OMS, UNICEF y la Asociación Española de Pediatría, recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y a partir de esta edad, que los bebés sigan consumiendo leche de su madre junto a otros alimentos complementarios hasta los dos años, siendo la leche el principal alimento en su dieta.

El destete se produce cuando el bebé deja de alimentarse con leche materna.

¿Hasta qué edad se le puede dar el pecho al bebé? 

La respuesta es bien sencilla. Hasta que la madre y el niño lo decidan. Lo importante es que sea un proceso bonito en el que ambos os sintáis a gusto, sin presiones.

Destete de forma natural

Es lo que se conoce como el destete dirigido por el propio bebé. Aquí la madre decide una lactancia materna natural a término. El destete en estas circunstancias será lento y gradual. Con el paso del tiempo, el niño espaciará sus tomas y cada vez serán más cortas. Al principio solo cogerá el pecho al despertarse, para dormir o en los momentos en los que se haga daño y necesite mimos de mamá. Hasta que un día, de repente, pierda el interés por tomar el pecho y no volverá a cogerlo.

Cómo hacer el destete lo mejor posible

No se puede dejar la lactancia materna de un día para otro. ¿Qué factores podemos valorar si tenemos que realizar el destete con nuestro hijo?

  • El destete no es un proceso sencillo. A veces, por las circunstancias como la vuelta al trabajo de la madre, se quiere dejar de dar el pecho de forma rápida y precipitada. Hay que tener mucha paciencia y una planificación. El niño necesita una adaptación a ese gran cambio que se va a producir en su vida.
  • El pecho no es solo alimento. No olvidemos que el niño no siempre mama porque tiene hambre. El pecho es para el bebé la mejor forma de contacto con su madre, es su refugio, su consuelo y su lugar de confort. Si decidimos destetarlo, entonces tenemos que ofrecerle otras alternativas que sustituyan al pecho, pero que le den igualmente seguridad y amor
  • ¡Hay que darle mucho cariño! Ya hemos señalado que el destete no es tarea fácil. Como sustituto del pecho, el niño debe recibir mucho afecto.
  • No empezar el destete en momentos críticos para el bebé. Y cuando digo críticos me refiero al inicio de la guardería, la vuelta al trabajo de la madre, llegada de un hermanito o cuando empecemos a retirar el pañal. Son momentos muy delicados en la vida de un niño, en los que se sentirá inseguro y, por tanto, reclamará el pecho más que nunca. Cuando se den estas circunstancias, lo mejor es adelantar el destete, ante de que llegue el hermano o retrasarlo siempre que se pueda, en el caso de la guarde o el pañal.

Estrategias para el destete

  • Ni ofrecer ni negar el pecho. Se trata de no ofrecérselo, pero tampoco negárselo si nos lo pide. Cuando son más mayorcitos y juegan de forma más independiente, son los momentos en los que la madre puede aprovechar para entretenerlo con otras cosas.
  • Ayuda de la pareja o familiares. Cuando llega el momento de que el niño pida el pecho, nuestra pareja u otra familiar cercano puede distraerlo con sus juegos favoritos o incluso con llevarlo al parque
  • Hablarlo con el niño. Coge a tu niño y háblale. Cuéntale la verdad, que ya no puedes darle el pecho, que no estás a gusto, pero que le quieres igual o más, que estarás a su lado siempre, pero de otra forma. No le mientas con historias de que el pecho es malo o que te hace daño al mamar.
  • Siempre compensar. El pecho es mucho más que alimento para un niño. Cuando no lo tenga hay que sustituirlo con abrazos, mimos, besos. Es un camino muy importante en su vida y debes hacerlo con mucho amor y acompañamiento.

Como conclusión podemos afirmar que cada mamá sabrá lo que es mejor para su bebé y el destete se llevará a cabo de una forma distinta, dependiendo de las circunstancias de cada caso. ¡Ánimo a todas!


Deja un comentario