TU CESTA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00€ Actualizar Carrito

Ir al siguiente paso para calcular los gastos de envío en tu pedido.


Para finalizar la compra, tienes que aceptar los términos y condiciones.

¿Se pierden propiedades al congelar un tarrito de bebe?

Los padres llevamos una vida frenética de lunes a viernes: trabajo, reuniones, compra, colegios y ¡comida! Apenas queda tiempo para preparar almuerzos y cenas todos los días. Cuando hay un bebé en casa, hay que organizarse de otra forma. Y una manera estupenda para no tener que estar todos los días cocinando es preparar grandes cantidades de comida para el bebé y congelar en tarritos individuales.

Es curioso, pero el proceso de congelación suscita muchas dudas y desconfianza entre los padres. ¿Es conveniente congelar los purés del bebé en tarritos? ¿le seguiremos dando una dieta equilibrada o se perderán todas las propiedades? Desde Yammy, comprometidos con la comida del bebé, queremos ayudaros a responder a preguntas como estas.

Y la primera afirmación es que congelar es incluso fundamental y necesario en el caso del pescado, porque así evitaremos el problema del anisakis. Una forma de prevención si metemos en el congelador este alimento, que no perderá ningún nutriente.

Congelar un tarrito con comida de bebé con todas sus propiedades

Congelar es una perfecta forma de conservar la comida del bebé, con todos sus nutrientes y vitaminas. Podemos, pues, meter en el congelador nuestros tarritos de purés caseros, siempre que se haga correctamente, que lo veremos en el siguiente apartado. 

Si congelamos la comida del bebé envasada al vacío, ya sean purés de hortalizas, carne o pescado no pierde ninguna de sus propiedades. En el caso de la fruta, vamos a ver qué ocurre.

Las papillas de verduras, carne o pescado pueden durar en el frigorífico hasta 48 horas, pero no más. Si no se va a consumir antes, entonces la opción es congelar. Pero de las hortalizas se recomienda que no se congelen la patata, la zanahoria o los nabos.

En el caso de la fruta, lo ideal es dársela recién hecha, pero si ha sobrado, podemos mantener en la nevera, o congelar también, pero teniendo cuidado con algunas frutas porque se oxidan, como la manzana. Para evitarlo, échale unas gotitas de limón. Tampoco es recomendable utilizar naranja porque pierde la vitamina C durante la congelación. Un consejo es que añadas el jugo de naranja o mandarina a la papilla una vez descongelado y justo en el momento que vayas a dársela al bebé.

Consejos para congelar correctamente los tarritos de bebé

Los lugares apropiados para guardar y conservar la comida del bebé es el frigorífico y el congelador, pero es mejor seguir al pie de la letra estos consejos para que el proceso de congelación sea el adecuado.

    • Añade un chorro de aceite de oliva virgen extra en crudo a los tarritos de purés que vayas a congelar, es uno de los mejores conservantes naturales que existen.
  • No congelar nunca la comida cuando está todavía caliente. Espera a que se enfríe del todo.
  • Guarda la comida en tarritos de cristal previamente esterilizados, en dosis individuales, ciérralos muy bien y al vacío. Puedes anotar la fecha de congelación para orientarte a la hora de consumirlos.
    • Congela siempre los tarritos del bebé a las pocas horas de haber cocinado sus purés. Así no perderán propiedades.
    • Recuerda que el congelador debe estar a una temperatura inferior a 20 grados bajo cero. 
    • Cuando los saques del congelador, es mejor descongelar en el frigorífico poco a poco, que hacerlo en el microondas.
    • Una vez descongelados los tarritos, no se puede volver a congelar la comida que te sobre.

    Si vas a congelar tarritos que solo llevan hortalizas, pueden durar en el congelador a la temperatura que hemos indicado antes, de menos 20 grados, al menos 6 meses. En el caso de los purés de carne y pescado, se mantienen en el congelador hasta 3 meses.

    Así que papás y mamás, no tengáis reparo alguno en congelar la comida de vuestro hijo; todas las vitaminas, proteínas y nutrientes se quedan dentro del tarrito, sin problema.

    Nuestros tarritos ecológicos para bebés están igualmente envasados al vacío, conservando así todas las propiedades, proporcionando al bebé las mismas proteínas y vitaminas como la comida recién hecha. Una estupenda alternativa, sana y nutritiva, para alimentar a los pequeños de la casa.

    ¿Quién dijo no a congelar la comida del bebé en tarritos?




    Deja un comentario