Consejos para leer las etiquetas de los alimentos infantiles  

Muchos padres muestran un verdadero interés por conocer los ingredientes de los productos que forman parte de la alimentación de sus hijos. De hecho, cada vez hay más personas que demandan la producción de productos más naturales que carezcan de azúcares, colorantes, conservantes y demás añadidos. Para comprobar los componentes de los alimentos que posteriormente ingerirá nuestro bebé es fundamental siempre leer las etiquetas de los distintos ingredientes. Solo así nos podremos asegurar de que estamos proporcionando a nuestro hijo una alimentación rica en nutrientes y beneficiosa para su salud.

Sin embargo, aunque leer esta información parece una tarea sencilla a simple vista, lo cierto es que hay una gran confusión en general a la hora de interpretarla debido a un desconocimiento generalizado de la población en materia de nutrición. Por este motivo, en Yammy te ofrecemos consejos para leer las etiquetas de los alimentos infantiles y que conozcas de primera mano en qué aspectos hay que fijarse . ¿Te animas a conocer a continuación cuáles son? 

Fíjate en los nutrientes que aportan

Siempre que acudas a tu supermercado a por alimentos para tu bebé, recuerda siempre mirar en las etiquetas de los alimentos infantiles que contengan nutrientes de alta calidad como la fibra, el hierro o las vitaminas y productos naturales. 

Los alimentos deben contener un alto contenido en fibra

En la primera etapa del desarrollo de nuestro bebé es muy recomendable optar por los alimentos ricos en fibra. ¿El motivo? La fibra evitará en la medida de lo posible el estreñimiento del pequeño, facilitándole importantes beneficios en su salud digestiva y una buena calidad de flora intestinal. Por tanto, añade en su alimentación del día a día alimentos como las legumbres, la fruta, los cereales y las verduras.  

El azúcar camuflado, dextrinados 

Debemos mostrar especial atención en este aspecto de las etiquetas de los alimentos infantiles, porque muchos (especialmente los cereales) incluyen la indicación “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos”. De ser así, en los ingredientes de algunos alimentos podemos encontrar cereales dextrinados o hidrolizados, es decir, carbohidratos originalmente completos o de cadena larga transformados en carbohidratos simples o de cadena corta, azúcares. Ahora bien, ¿cómo hacemos para identificarlos? Únicamente tenemos que fijarnos en la tabla nutricional del producto que tengamos pensado adquirir y en el caso de contener dextrinados, los valores de azúcar serán superiores a aquellos que no los contengan. 

Comprueba los niveles de azúcar

Siempre debemos conocer el porcentaje de azúcar que contienen los alimentos que ingerirán nuestros bebés.  La Organización Mundial de la Salud recomienda reducir siempre que se pueda la ingesta de azúcares libres. De este modo, reduciremos en nuestros hijos el riesgo a padecer ciertas enfermedades que pueden venir derivadas del aumento del peso además de tener un mayor control de las caries dentales. 

Siempre toma nota del origen de los alimentos

Es aconsejable optar por ingredientes que procedan de terrenos cultivados en óptimas condiciones climáticas y que protejan sus características en todo momento. Además de ello, hay que tener en cuenta que siempre es preferible optar por productos europeos porque favorecen la conservación del medio ambiente frente a otros productos que son transportados de otros continentes. Sin embargo, ¿cómo conoceremos la procedencia de dichos alimentos? Será a partir del día 1 de abril de 2020 cuando todos los alimentos deban indicar su procedencia, lo que permitirá identificar más fácilmente aquellos productos que, al necesitar condiciones de larga conservación, incluyan potenciadores del sabor como son los estabilizantes, espesantes o azúcares añadidos, entre otros.

Cuidado con la cantidad de sodio

Una alta cantidad de sodio en los alimentos infantiles no es nada beneficiosa para la salud de nuestro bebé. Por tanto, debemos mirar muy bien siempre en las etiquetas de los alimentos infantiles los niveles de sodio de los alimentos, ya que si se abusamos de ellos pueden acabar favoreciendo la aparición de hipertensión arterial en los más pequeños. 

Desde Yammy esperamos que estos consejos te hayan servido de ayuda a la hora de poder comparar más fácilmente los distintos productos y de conocer, entre otras cosas, el valor nutritivo de los alimentos. No olvides que los padres somos los responsables de la alimentación de nuestros bebés, por lo que tomar una decisión correcta sobre qué alimentos debemos dar al más pequeño de la casa influirá notablemente en su estado nutricional y en su salud.