Las cinco mejores frutas que trae la primavera a los bebés

Llega la primavera, y con ella se nos abren a los padres multitud de posibilidades de adquirir frutas de sabores intensos y fácil manejo para ofrecer a nuestros bebés en su dieta diaria. Ricas en vitaminas, fibras y antioxidantes, acostumbrarles a su sabor desde bien pequeños trazará el camino adecuado para que, a medida que crezcan, sientan atracción por consumirlas varias veces al día; cinco es lo que recomiendan los expertos. Una de las formas de conseguir que se animen a probarlas, es hacerlo nosotros primero, que nos vean y nos imiten, pues no hay mejor forma de enseñar a nuestros hijos que a través del ejemplo. Pero, ¿qué delicias nos trae la primavera en forma de fruta? Desde Yammy hacemos una recopilación de las mejores.

¿Cuáles son las mejores frutas de la primavera para bebés?

Ciruela: Dulce, carnosa y jugosa hasta el extremo, los beneficios y propiedades que aporta son infinitos, por lo que dársela a probar al bebé en la época en la que alcanza su perfecta madurez es casi una necesidad. Los motivos sobran, pero uno de los principales es que es muy buena para prevenir enfermedades del aparato digestivo. Rica en fibras y vitaminas E, A y C, posee también minerales como el potasio, calcio, hierro y magnesio. Los expertos recomiendan ofrecerla a los bebés incluso en ayunas para que el aporte de beneficios para el organismo sea el máximo. Es una fruta que se puede introducir desde los 6 meses.

Melón: El melón es una fruta deliciosa cuando está en plena madurez. A los bebés les encanta por su poder refrescante, ya que está compuesta de agua en un 90%. Rica en fibras y vitamina A, C y E, ayuda a combatir la sequedad en las mucosas y en la piel. También es una fruta diurética y ayuda a los problemas de estreñimiento, muy comunes en algunos niños a partir del año. Se puede dar a probar a los bebés a partir de los 6 meses.

Albaricoque: Es la típica fruta que hay que ofrecer al bebé solo en caso de que esté bien madura, ya que si no puede resultar indigesta. Su color rosáceo y su textura blanda nos darán pistas para saber si ha llegado el momento de comprarlo. El albaricoque, cuando está bien dulce, hace las delicias de los más pequeños, y desde el punto de vista nutricional es rico en fibras, hierro y vitamina B3, así como también vitamina A (beta-caroteno) y potasio. Ofrece además una gran versatilidad en la cocina, ya que se puede cocinar en almíbar, crudo, en asados, en confitura… El pelo de esta fruta puede producir alergia, por lo que lo mejor es ofrecérsela al bebé sin piel.

Fresa: Llevamos viéndola prácticamente todo el año en los estantes de las fruterías a un precio que se nos escapa del bolsillo, pero ha llegado el momento de consumirla sin que su coste sea un impedimento. La fresa es un fruto blando, en su mayoría compuesto de agua, y de muy fácil manipulación para el bebé. Su sabor dulce e intenso cuando está de temporada la hace deliciosa al paladar. La fresa, poco calórica y de bajo índice glucémico, aporta al bebé vitamina C, fibras y minerales como el potasio, yodo, cobre o manganeso. No hace falta mezclarla ni con leche, ni con nata, ni con azúcar. Es suficientemente dulce como para que el bebé la adore sin más aliciente hipercalórico. Lo que sí hay que tener en cuenta es que muchos pediatras recomiendan retrasarla hasta los 12 meses –y algunos hasta los 18 meses-, pues es una fruta potencialmente alergénica.

Cereza: Aunque aún le faltan algunas semanas para alcanzar su máximo esplendor –(mediados de mayo-junio es cuando más ricas están) está considerada unos de los ‘caramelos’ naturales más deliciosos para los niños. Rica en vitaminas A, B, C y E y en minerales como potasio y calcio, la cereza es perfecta, por ejemplo, para combatir problemas de estreñimiento. Al igual que sucede con las fresas, hay expertos que recomiendan introducirla a partir de los 12 meses porque puede producir alergias. Un consejo importante: se debe cortar en trozos pequeños y retirar el hueso para evitar atragantamientos.

Los tarritos Yammy contienen muchas de las frutas de primavera mencionadas, por lo que se convierten en una opción más que recomendable para ofrecer al bebé a cualquier hora del día. A diferencia de otros que ofrece el mercado, son 100% ecológicos, ya que utilizan ingredientes libres de pesticidas, y 100% saludables, ya que no añaden ni gluten, ni conservantes, ni espesantes, ni azúcares, ni sales añadidas. ¿Te animas a probarlos?

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar: