Las ocho frutas de otoño más sabrosas para niños 

Con la llegada del otoño, somos muchos padres los que decidimos abandonar algunos hábitos veraniegos en la alimentación de nuestros bebés y optamos porque nuestros pequeños consuman frutas de otoño y verduras de temporada que mejoren sus defensas. La vuelta al cole, la llegada del frío o la reducción de horas de sol son algunas de las circunstancias que pueden provocar un bajón de defensas en los bebés lo que se traduce en muchas ocasiones en los primeros resfriados de la temporada.  

¿Cómo combatir que los virus y bacterias acechen al organismo de nuestros peques? Tan solo debemos optar este otoño por alimentos que contengan vitamina D, vitamina C y antioxidantes entre otros minerales para proteger constantemente su sistema inmunitario. En Yammy queremos ayudarte y por ello, te ofrecemos un listado de ocho frutas de otoño para que tu bebé las consuma a lo largo de esta estación. ¡Así, podrás conocer las distintas propiedades que tiene cada una de ellas ayudando a que las defensas de tu pequeño estén fuertes en los próximos meses!

Arándanos 

Están considerados como una “super fruta” porque es el alimento con mayor cantidad de antioxidantes. Los arándanos son grandes aliados dentro de una alimentación sana y equilibrada gracias a los grandes beneficios que ofrece. Introducir esta fruta en la alimentación de nuestros bebés ayudará a combatir el colesterol favoreciendo la presencia de colesterol bueno, reducir la presión arterial mediante la prevención de los picos de glucosa en sangre y mejorar la vista del pequeño mediante la gran cantidad de unos antioxidantes llamados antocianinas que previenen los daños oculares.

Uvas  

Las uvas es una fruta también con importantes propiedades antioxidantes y mucho hierro. Entre sus propiedades más importantes destacan su poder de evitar el estreñimiento en el bebé, además de ser una fuente de azúcar y carbohidratos útiles para todos aquellos pequeños que necesiten energía extra. Sus propiedades naturales protegen la visión y ayudan a prevenir la inflamación.

Plátanos  

Aunque los plátanos es una fruta que la podemos encontrar en los supermercados a lo largo de todo el año, lo cierto es que la mejor época para consumirlo es el otoño. Los plátanos cuentan con la ventaja de que es una de las frutas favoritas de los más pequeños y eso nos facilita enormemente que lo ingieran sin poner ningún tipo de inconveniente.  El plátano supera a muchas frutas en cuanto a antioxidantes (carotenos, vitamina C y E) ayudando así a proteger el organismo de nuestro bebé a nivel cardiovascular y equilibrando la presión arterial.

Manzanas  

Al igual que ocurre con los plátanos, las manzanas es otra de las frutas que se pueden encontrar sin problema en las tiendas de alimentación independientemente de la estación del año que sea.  Sin embargo, las mejores variedades de estos alimentos se cultivan durante la estación lluviosa. Entre sus propiedades más importantes encontramos: alto contenido en fibra ayudando a reducir el colesterol en sangre, grandes cantidades de potasio y alto contenido en quercetina que facilita la protección de las neuronas del cerebro. Además, su cáscara contiene una fibra insoluble que ayuda a la evacuación intestinal previniendo el estreñimiento o la diarrea.

Peras  

Son ricas en Vitamina C lo que ayuda a prevenir la aparición de anemia durante la etapa del crecimiento de nuestro bebé. Las buenas cantidades de Vitamina C de esta fruta también ayudan a la producción de colágeno mejorando el aspecto de la piel del pequeño.  No debemos olvidar que las peras contienen más de un 80% de agua biológica por lo que actúan favoreciendo la función de los riñones y la eliminación de toxinas del organismo. 

Mandarinas  

Contienen una mezcla de contenidos esenciales como vitamina A y C, ácido fólico y potasio. Además, su pulpa contiene vitamina B lo que aporta al organismo del bebé propiedades antiinflamatorias. Al igual que algunas frutas mencionadas con anterioridad, las mandarinas son esenciales para combatir el estreñimiento y la anemia 

Kiwi  

Es una fruta rica en antioxidantes y vitamina Cen potasio y ácido fólico. El kiwi ayuda en la formación de anticuerpos favoreciendo el sistema inmunológico y también es buena en la alimentación de los más pequeños de la casa para evitar el estreñimiento, la gastritis y los gases, mejorar la circulación de la sangre, favorecer el sistema inmunitario y combatir la anemia.

Mango  

Posee un alto contenido en carotenoides que se transforman en vitaminas A y C. Su alto contenido en agua, hidratos de carbono y fibra ayudan a aumentar las defensas del organismo, fortalecer los huesos, curar la anemia y a la digestión del proceso alimenticio de nuestro bebé.

Como hemos podido comprobar en este artículo, las frutas en general son ricas en antioxidantes, minerales y vitaminas. Estos componentes ayudan a mantener en la dieta de nuestros bebés una alimentación sana y equilibrada previniendo el sobrepeso y la obesidad infantil entre otro tipo de enfermedades. En Yammyapostamos por una alimentación 100% natural y ecológica y por ello, te animamos a que pruebes nuestros tarritos ecológicos con algunas de estas frutas mencionadas… ¡Anímate y únete a la alimentación Yammy!